China tenía un plan para dominar la tecnología y convertirse en el país más poderoso del mundo, pero todo ha salido mal

Contact us

China tenía un plan para dominar la tecnología y convertirse en el país más poderoso del mundo, pero todo ha salido mal

Los líderes chinos saben que están perdiendo la carrera por el futuro de la tecnología, algo que pone en riesgo el estatus de superpotencia del país. Por su parte, parece que Washington está decidido a hacer todo lo posible para frenar sus avances.

Los semiconductores son esos pequeños chips que impulsan nuestro mundo tecnológico, haciendo funcionar desde los coches y los móviles hasta los aviones de combate y los sistemas de misiles avanzados. Son tan complejos que ningún país puede producirlos por sí solo. En el pasado, esto era algo bueno. Los Gobiernos entendían que la innovación conseguida en un lugar puede hacer avanzar al mundo entero, lo que creó estabilidad; ir en contra de cualquiera involucrado en la cadena de suministro de semiconductores puede paralizar el mundo.

Sin embargo, la situación actual es distinta, ya que Estados Unidos y China están inmersos en una guerra fría tecnológica, en la que los semiconductores son las armas.

China ha gastado decenas de miles de millones de dólares en superar a los mayores fabricantes de chips de las últimas décadas, una estrategia que se ha intensificado bajo el mandato de Xi Jinping. No obstante, el desarrollo se ha estancado. Uno de los célebres fabricantes de chips del país asiático, Tsinghua Unigroup, ha quebrado. Y, por su lado, Estados Unidos está intentando bloquear el acceso a China a las tecnologías fundamentales que hacen posible la producción de chips.

“El programa de desarrollo de chips de China ha sido totalmente contradictorio”, explica Paul Triolo, experto en semiconductores y vicepresidente senior de política tecnológica y de China en la consultora Albright Stonebridge Group. “No se trata de dinero. Ahora mismo China está inundada de dinero destinado a la tecnología, pero necesitas las personas adecuadas y clientes que confíen en ti. Todo eso no se puede comprar”.

Pekín entiende que controlar la producción de chips avanzados no solo enriquecerá su economía, sino que impulsará su influencia geopolítica. Para Xi, los semiconductores y las tecnologías que facilitan son “el principal campo de batalla” en la contienda mundial por el poder.

Estados Unidos entiende que si permite a China controlar la producción de chips avanzados, le estará facilitando las herramientas necesarias para convertirse en la primera superpotencia del mundo. Leland Miller, fundador de la empresa de investigación China Beige Book, afirma que, aunque Washington ha puesto ciertas trabas a Pekín, no hay garantía de que se mantenga el liderazgo de Estados Unidos.

“No hay nada más importante que esto”, sentencia.

Pico de globalización

Los semiconductores no impulsan únicamente la tecnología actual, sino que son las pequeñas llaves que abrirán las próximas innovaciones que cambiarán el mundo, como la computación cuántica y la inteligencia artificial. Ahora mismo, un chip no puede fabricarse sin la contribución de todo el mundo: productos químicos de Alemania; máquinas de Japón y los Países Bajos; embalaje y pruebas en China y Malasia. La cadena de suministro es el producto de la globalización, la confianza y el libre mercado.

Para cualquier necesidad o asesoría  contable con su pequeño negocio, llame a uno de nuestros representantes Solasi para poder asistirle por el (305) 223 3288

#SOLASI
“BUENOS SERVICIOS, BUENOS TIEMPOS”

Share this post?

Solasi Trade
EnglishSpanish
Tax Services