Utilizar tu crédito  inteligentemente

Contact us

Utilizar tu crédito  inteligentemente

Ahora que usted ha establecido un plan de gastos, y ha aprendido maneras de ceñirse a su plan, es importante que aprenda sobre el crédito y cómo su historial de crédito puede afectarle. Este artículo explicará cuales tipos de crédito están disponibles, dará algunas recomendaciones sobre cómo usar el crédito de manera sabia y explicará por qué es importante establecer un buen historial de crédito.

 ¿Qué es crédito?

Crédito es la habilidad que usted tiene de tomar prestado. Cuando tiene buen crédito, usted puede pedir prestado a bajos costos. Si tiene un crédito deficiente, si es que puede tomar un préstamo, éste será muy costoso. Es importante tener un buen crédito, de manera que no sea muy costoso tomar prestado.

Tipos de crédito

Hay muchas diferentes formas de crédito. En todas, usted le debe dinero a alguien. Las siguientes son varias formas de crédito:

  • Cuentas no pagadas (renta, médicas, utilidades, etc.)
  • Tarjetas de crédito
  • Hipotecas
  • Préstamos personales
  • Préstamos para negocios de los que usted sea responsable

Con cada una de estas formas de crédito, usted debe estar al tanto de varias características. En primer lugar, la tarifa de interés. Ésta es la tarifa que se le carga cuando usted toma un préstamo. Usualmente, no se le carga interés por el crédito que usted recibe por las cuentas no pagadas, aunque se requiere que usted cancele esas cuentas rápidamente (dentro de 30 días o menos), de lo contarios, tal vez se le carguen penalidades. Las hipotecas tienen interés, y las tarifas varían, pero las tarifas actuales del mercado son de alrededor de 6%. Las tarjetas de crédito tienen las tarifas de interés más altas, del 11 al 23%.

En segundo lugar, debe saber si está pagando el capital. Usted paga el capital cuando usted paga la cantidad que debe. Usted paga todo el capital cada mes, al pagar sus rentas regulares y las cuentas por utilidades. Con una hipoteca estándar, cada pago que usted efectúe incluye un pago parcial del capital y un pago parcial del interés. Si no está pagando el capital, entonces sólo está pagando el interés, y no estas progresando para salir de la deuda. Y, si no está pagando interés, entonces su deuda está creciendo.

En tercer lugar, debe tener presente las tarifas asociadas a su deuda. En el caso de muchas deudas, usted tendrá una penalidad por demora si es que paga con retraso. En otras, se le cargan tarifas para efectuar el préstamo inicial (por ejemplo, puntos en una hipoteca, tarifas de cierre de un préstamo personal). Las tarifas pueden sumar miles de dólares si no es cuidadoso.

Finalmente, algunos préstamos ponen en riesgo su hogar. En el caso de una hipoteca, si usted no paga, el prestamista puede ejecutar la hipoteca y usted puede terminar por perder su casa. Lo mismo sucede con una línea de crédito sobre el valor acumulado en la vivienda. Las tarjetas de crédito son “no garantizadas”, lo que significa que una compañía de tarjetas de crédito no puede sacarlo de su casa sin antes ir a la corte y demandarlo por el pago.

Crédito abierto vs. crédito cerrado

De manera general, hay dos tipos de crédito: abierto y cerrado. Con una línea de crédito abierta, el prestatario gasta todo el dinero que quiera gastar hasta llegar a un límite preestablecido, y luego paga el préstamo realizando pagos periódicos. La mayoría de tarjetas de crédito son abiertas, en el sentido de que el titular puede usar la tarjeta para gastar todo el dinero que quiera cada mes (hasta el límite preestablecido), y luego devolver el dinero (o una porción del préstamo) mensualmente.

Con el crédito abierto, el prestatario puede tomar prestado todo el dinero que quiera hasta llegar al límite preestablecido. Esto puede resultar problemático para algunas personas, ya que muchos tienen un límite crediticio que excede lo que pueden pagar dentro de su presupuesto mensual. Si estas personas gastan mucho cada mes, pueden acabar acumulando una gran deuda y pueden pasar por dificultades para pagar la deuda, ya que las tarifas de interés de las tarjetas de crédito son muy altas.

Con los cargos de crédito cerrado, la compañía que hace el préstamo determina cuánto necesita pagar el prestatario cada mes, y el prestatario debe pagar esa cantidad cada mes hasta cancelar el préstamo. Un ejemplo de utilizar crédito cerrado al realizar una compra es cuando un individuo compra un sofá en una mueblería, accede pagar $200 al mes por un año, y al final del año el sofá está cancelado, y el prestatario será el propietario “total”.

Tarjetas de débito

Recomendación

Al utilizar una tarjeta de débito, tenga cuidado de no sobregirarse. Puede tomar algunos días que el cargo llegue a su cuenta, y si no tiene cuidado, puede que le carguen tarifas por sobregiros que pueden ser grandes (hasta $30 por transacción).Una tarjeta de débito permite al titular de la tarjeta pagar por sus compras, haciendo retiros directos de su cuenta bancaria. Con este tipo de tarjeta, el portador no puede gastar más dinero del que actualmente tiene en su cuenta bancaria. Así, al utilizar tarjetas de débito en vez de tarjetas de crédito, es imposible acumular grandes cantidades de deuda. Los individuos que tal vez se sientan tentados a gastar más de lo que sus presupuestos permiten, tal vez quieran considerar deshacerse de todas sus tarjetas de crédito, y utilizar tarjetas de débito en su lugar.

Tarjetas de crédito vs. tarjetas de débito

A pesar que las tarjetas de débito permiten a los titulares realizar compras casi del mismo modo que los titulares de tarjetas de crédito, las tarjetas de crédito pueden ser útiles por muchas razones.

En primer lugar, pueden ser útiles en caso de una situación de emergencia en la que el portador necesite pagar por atención médica, transporte, etc., durante una crisis. En segundo lugar, muchas compañías de tarjetas de crédito ofrecen incentivos a los titulares en forma de millas de viajero frecuente, sacar efectivo, créditos en gasolina, o puntos para la compra de regalos dependiendo de la cantidad de dinero utilizado cada mes. En tercer lugar, algunas tarjetas de crédito ofrecen cobertura del seguro de autos rentados u otros tipos de ventajas que pueden ser útiles en ciertas situaciones. Si decide que le gustaría mantener una tarjeta de crédito por una de estas razones, cíñase a una sola tarjeta y pídale a la compañía que le fije un límite de gastos mensual, que esté dentro de su presupuesto.

A diferencia de las tarjetas de crédito, que tienen un límite preestablecido, pero que le permiten al titular de la tarjeta gastar cualquier monto hasta dicho límite cada mes, las tarjetas de débito sólo permiten al titular retirar la cantidad que tiene en su cuenta bancaria. Si usted tiende a gastar con las tarjetas de crédito más de lo que puede pagar, le sería útil usar la tarjeta de débito en vez de la tarjeta de crédito.

Buenos hábitos crediticios

Hay varios hábitos importantes que usted debería tener al utilizar crédito.

En primer lugar, pague sus deudas lo antes posible. Si hace del pagar sus deudas lo antes posible un hábito, no correrá el riesgo de tener una espiral de deudas fuera de control cuando surja una emergencia financiera.

En segundo lugar, no incurra en penalidades y tarifas por demora. Pague sus cuentas el día que éstas lleguen. No las deje a un lado y pague después. Si se demora, podría terminar pagando tarde, por accidente, y luego tener que pagar mucho más debido a tarifas y penalidades. Además, si tiene el hábito de pagar con retraso, esto podría dañar su historial de crédito (esto se tratará más adelante).

En tercer lugar, no se haga de préstamos a menos que realmente sea necesario. Las compañías de tarjetas de crédito y los bancos hacen que sea muy fácil para nosotros tomar préstamos. Sin embargo, eso no significa que usted deba tomar prestado. Se necesita autodominio, pero sólo debería hacerse de un préstamo cuando esto sea absolutamente necesario, ya que corre el riesgo de terminar hundido en deudas.

Finalmente, revise su informe de crédito. Se tratará más sobre esto en una página posterior, pero debería revisar su informe de crédito de vez en cuando, para asegurarse de que no haya errores que le hagan más caro el tomar prestado.

Resumen

  • El crédito es la habilidad para tomar prestado. El hecho de que pueda tomar prestado, no quiere decir que deba hacerlo.
  • Siempre debe pagar su deuda lo antes posible, y evitar tarifas y penalidades por retraso.
  • Al gastar dinero, considere utilizar una tarjeta de débito en vez de una de crédito.
  • El pagar sus cuentas a tiempo es la mejor manera de mejorar su crédito.

Para cualquier necesidad o asesoría  contable con su pequeño negocio, llame a uno de nuestros representantes Solasi para poder asistirle por el (305) 223 3288

“Solasi, buenos servicios , buenos tiempo”

Share this post?

solasi
EnglishSpanish
Tax Services