¿Cómo hacer frente a las crisis financieras inesperadas?

Contact us

¿Cómo hacer frente a las crisis financieras inesperadas?

Un aspecto de la planificación financiera personal que es de vital importancia, pero que frecuentemente se deja de lado, es prepararse para los reveses de la vida. En algún punto de la vida, la mayoría de nosotros experimentaremos una o más emergencias o tragedias personales, que pueden hacer que la administración exitosa del dinero sea aun más difícil de lo normal. De hecho, la mayoría de individuos que se declaran en bancarrota (incluso puede ser su caso), se vieron forzados a declararse en bancarrota por desafortunadas situaciones de la vida.

El tener un plan para manejar estos problemas, es tan importante como tomar decisiones de gastos inteligentes. Este artículo identificará los tipos de emergencias para las que necesita prepararse y lo guiará en la preparación de estrategias para manejarlas.

Reveses comunes

Hay cinco tipos de reveses que es muy probable que surjan en algún punto de su vida. Usted necesita estar preparado para manejarlos todos.

Interrupción del trabajo

Muchos estadounidenses experimentan períodos de cese en empleos a tiempo completo. Esto puede deberse a enfermedades temporales o discapacidad, despidos, una reducción en la jornada laboral, o a una incapacidad de trabajar debido a otras obligaciones personales.

Durante estos períodos, sus ingresos se reducirán o eliminarán por completo, y usted tendrá que encontrar una manera de vivir de sus ahorros o el trabajo de su cónyuge o (si tiene múltiples trabajos) de su(s) otro(s) empleo(s).

El aspecto emocional de la pérdida del empleo

La interrupción del trabajo también puede ser una fuente significativa de estrés emocional, dado que existe incertidumbre sobre cuándo o si podrá regresar a su trabajo, o cuándo o si podrá encontrar un nuevo empleo, y cuánto pueden pagarle en un nuevo empleo. Los despidos también pueden ser una fuente de angustia personal, ya que usted puede sentir que no le agrada a su empleador o que éste no valoró su trabajo.

Usted debe reconocer que este estrés existe y utilizar sus recursos emocionales (amigos, familia, mentores, figuras religiosas) para ayudarle a manejarlo.

Emergencias familiares

Los problemas familiares pueden hacer que sea más difícil alcanzar sus metas financieras. Por ejemplo, sus horas de trabajo pueden reducirse si es que usted tiene que pasar más tiempo con miembros de la familia o si el estrés de una emergencia familiar hace que el trabajo resulte más difícil. También, usted puede incurrir en gastos substanciales por una emergencia familiar, tal como hospitalización, muerte, divorcio o accidente automovilístico.

Dificultades comunes relacionadas con la familia incluyen la enfermedad o muerte de un ser querido, divorcio, un accidente automovilístico, un nuevo bebé, la necesidad de hospitalizar o cuidar de un pariente anciano, y un hijo ya adulto mudándose nuevamente con sus padres.

Desastres naturales

Los desastres naturales tales como incendios, inundaciones, huracanes, tornados y terremotos, pueden ocasionar miles de dólares en daños.

Crisis económicas

Cambios en la economía pueden resultar en el aumento de sus gastos de forma dramática. Por ejemplo, si maneja al trabajo, usted puede encontrarse sujeto a los precios elevados de la gasolina. Además, si usted tiene una hipoteca de tarifa ajustable (ARM, por sus siglas en inglés) y las tarifas de interés aumentan, usted tendrá que pagar más por su hipoteca cada mes.

Averías mecánicas

Finalmente, equipo importante puede averiarse y ocasionar costos de reparación y/o de reemplazo. Las fallas en el automóvil o la avería de un electrodoméstico importante, tal como un refrigerador o lavadora, puede costar cientos de dólares (o más), y pueden dejarlo sin una manera de llegar a su trabajo.

Estrategias para afrontar los reveses comunes

Prepárese de antemano

El primer paso para manejar estos tipos de emergencias laborales, familiares y externas, es reconocer que pueden surgir en algún momento. Cada persona y familia está expuesta a un diferente grupo de emergencias, de manera que no hay una sola solución para todos, por lo que resulta importante que utilice un poco de tiempo pensando sobre las maneras de prepararse usted mismo para afrontarlas.

En primer lugar, haga una lista de los reveses por los que es más probable que usted pase en los próximos años. Utilice las emergencias que se trataron en la sección anterior para identificar las dificultades que usted podría tener que afrontar. Asegúrese de incluir pérdida de empleo, hospitalización de un pariente y un accidente automovilístico, ya que éstos son muy comunes.

En segundo lugar, pregúntese usted mismo cómo podría afectarle cada emergencia. Algunos problemas son menores. Sin embargo, otros pueden hacer que pagar las cuentas mensuales sea extremadamente difícil o incluso pueden obligarlo a caer nuevamente en bancarrota.

En tercer lugar, utilizando su evaluación de cada emergencia, decida para qué necesita prepararse. Tal vez no pueda prepararse para cada emergencia posible, pero debe prepararse para las que es más probable que dañen sus finanzas.

En cuarto lugar, pregúntese usted mismo qué ha hecho ya para prepararse para estas emergencias. ¿Ha hecho algo? Si usted o su cónyuge pierde su empleo, ¿podría pagar las cuentas mientras su cónyuge busca empleo? Si usted o un niño en su familia se enferma y tiene que ser hospitalizado, ¿podría pagar las cuentas del hospital? Si un ser querido fallece, ¿podría pagar por su entierro o cremación?

En quinto lugar y finalmente, pregúntese qué más podría hacer para prepararse para cada emergencia. Si usted o su cónyuge trabaja para una compañía que está pasando por dificultades financieras (por ejemplo, compañía de automóviles, aerolíneas), usted puede considerar que está más expuesto al riesgo de perder su empleo, y puede que quiera buscar un trabajo en una industria más estable, o al menos, asegurarse de tener las habilidades que puedan ayudarle a encontrar un trabajo en otra industria si es que se le despide. Esto puede requerir el entrenamiento de habilidades de algún tipo, o puede requerir que busque otros trabajos potenciales antes de perder su empleo, así, en el caso de perder su empleo, usted sabe para qué está calificado y cómo podría irle en la obtención de un nuevo empleo.

Comuníquese durante una emergencia

Si está casado, tiene una pareja, o si tiene hijos, sus emergencias no sólo lo afectarán a usted, sino también a los demás. A pesar de que esto significa que usted puede sentir más presión para llevar la responsabilidad, esto también puede suministrarle un recurso que le puede ayudar a sobrellevar las emergencias de la vida.

En primer lugar, si tiene una relación seria, puede hablar con su cónyuge o pareja y hacer planes juntos para afrontar los reveses de la vida. Es importante que su cónyuge/ pareja comprenda los problemas que ambos están enfrentando, de manera que puedan manejarlos juntos. Aunque puede ser difícil admitir algunos problemas (por ejemplo, problemas personales relacionados con la salud, pérdida del empleo), de esta manera usted puede obtener apoyo emocional y financiero. Y, algo también importante, su cónyuge/ pareja puede darle consejos que tal vez usted nunca haya considerado. También, si tiene que cambiar sus hábitos de estilo de vida mientras trabaja para superar la emergencia, su cónyuge/pareja tal vez pueda ayudarle cambiando sus hábitos también.

Si tiene hijos, hable con ellos. Los hijos son extraordinariamente perceptivos, y probablemente ya sepan que hay algún tipo de emergencia. Al hablar con ellos, usted puede despejar sus preocupaciones. Esto también les muestra que usted está sobre la situación y que pueden confiar en que usted cuidará de ellos. Además, tal vez sus hijos necesiten cambiar sus hábitos en su estilo de vida (por ejemplo, es posible que ya no pueda pagar el campamento de verano o ciertas actividades después de la escuela), y es importante que ellos se den cuenta de lo que está sucediendo, y de que usted está haciendo su máximo esfuerzo.

Finalmente, no se sienta limitado a la comunicación dentro de su núcleo familiar. Puede resultar útil conversar con un amigo cercano sobre su problema, su amigo puede darle apoyo emocional y buen consejo. También, si usted es una persona religiosa, tal vez usted desee hablar con su sacerdote, rabí u otro líder religioso.

Establecer un fondo para imprevistos

Incluso con una buena planificación y comunicación, no hay sustituto para la creación de un Fondo Para Imprevistos. Un Fondo Para Imprevistos es el dinero que usted tiene disponible para ayudarse a sobrellevar las emergencias, y debe ser lo suficiente para el pago de sus gastos por 3-6 meses. Por ejemplo, si su familia gana $4,000 al mes y tiene gastos mensuales de $3,500 al mes, usted debería tener de $10,500 a $21,000 en su Fondo Para Imprevistos.

Su Fondo Para Imprevistos debe estar separado de sus ahorros y planes de jubilación. Esto es porque usted debe obtener el hábito de nunca echar mano a estas cuentas, y además porque puede haber penalidades severas asociadas al retirar dinero de su plan de jubilación antes de la jubilación.

Dado que un Fondo Para Imprevistos tiene una buena suma de dinero, debe invertir este dinero para que gane interés. Las mejores maneras de hacerlo es depositarlo en una cuenta de ahorros que gane intereses o una cuenta del mercado monetario (discutido anteriormente). No invierta su Fondo Para Imprevistos en acciones o bonos a largo plazo, ya que éstos son muy riesgosos.

Identificando los recursos públicos y sin fines de lucro para la asistencia al consumidor

Cuando se presenta una crisis financiera, le pueda servir buscar ayuda de diversas agencias cuyo propósito es ayudar a familias superar una situación financiera difícil. Muchas organizaciones que ofrecen asesoramiento de crédito previo a la quiebra también ofrecen asesoría financiera que usted puede tomar incluso si no están en el proceso de la bancarrota. Además, hay algunas organizaciones benéficas que pueden proporcionar una ayuda financiera limitada para las familias que están pasando por una crisis. Estos incluyen Net WishSalvation Army Family Emergency Services, y Modest Needs. Por último, el sitio web del consumidor Federal Trade Commission contiene una gran cantidad de información que le puede ser útil cuando se trata de hacer frente a una crisis financiera. Temas del sitio web incluyen: tratar con las estafas, reducción de la deuda, reparación de crédito, etc.

Una agencia que ayuda a los consumidores en tiempos de crisis financiera es la Oficina de Protección Financiera del Consumidor o la CFPB (por sus siglas en inglés). Esta agencia gubernamental fue creada en el 2010 y sirve para regular a los proveedores de servicios financieros. Proporciona educación al público para ayudar al público a protegerse de las prácticas abusivas de las instituciones financieras; hace cumplir las leyes financieras de consumidores para asegurar que los bancos están cumpliendo; investiga e informa sobre los comportamientos financieros del consumo y actividades de proveedores de servicios financieros. La CFPB también toma quejas de los consumidores acerca de los problemas de hipotecas, problemas de cobro de deudas, problemas de informes de crédito, servicios bancarios, cuestiones de compañía de tarjetas de crédito, e actividades de los prestamos estudiantiles y de préstamos de día de pago. Si tiene un problema relacionado con cualquiera de estos servicios, puede emitir una queja en su sitio web en www.consumerfinance.gov y ellos trabajaran con la agencia involucrada para ayudar a resolver el problema.

Otro recurso útil es la Guía del Consumidor, publicado por la Administración de Servicios Generales en el Gobierno de Estados Unidos. Contiene una gran cantidad de información útil para los consumidores. Los temas cubiertos incluyen: 1) lo que debe saber cuándo entre en un contrato de servicio, 2) el establecimiento de la financiación en la compra de un coche, 3) hacer frente a la deuda de tarjetas de crédito, 4) consejos para mejorar las puntuaciones de crédito, 5) el ahorro de dinero en comestibles, 6) comprar una nueva casa, 7) la compra de seguros, 8) cómo lidiar con el robo de identidad, y 9) la presentación de una queja en contra de un negocio. El manual también incluye un amplio directorio de agencias que pueden ayudar con todos estos servicios.

Resumen

  • Prepárese de antemano evaluando las emergencias que podrían surgir y desarrollando planes para éstas.
  • Si pasa por una emergencia, discuta el problema con su familia.
  • Establezca un Fondo Para Imprevistos, invertida en una cuenta de mercado monetario o cuenta de ahorros, que equivalga a tres o seis meses de gastos.

Para cualquier necesidad o asesoría  contable con su pequeño negocio, llame a uno de nuestros representantes Solasi para poder asistirle por el (305) 223 3288

“Solasi, buenos servicios , buenos tiempo”

Share this post?

solasi
EnglishSpanish
Tax Services